Evolución

Durante tres milenios los tipos más valiosos,

más fuertes y más listos de la especie

-la flor y la nata de la juventud-

se fueron a la guerra

y murieron sin gloria

en los remotos campos de batalla,

mientras que los enfermos y los débiles,

los corruptos y los cobardes

se quedaban en casa y se reproducían.

De ahí venimos nosotros.

Llevamos tres milenios perdiendo a los mejores

para que los inútiles

salven la vida y sigan engendrando.

Por eso somos todos,

treinta siglos después,

lo peor de cada tribu:

desperdicios, basura irrecicable.

Basura genética, Luis Alberto de Cuenca, ‘Cuaderno de vacaciones’, 2014

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s